viernes, 5 de enero de 2018

PAREDES DE PAPEL

Observando y observando comprendemos como estamos formados, de que materia, de que energía (positiva o negativa), que nos mueve y que nos paraliza.

Hoy sigo observando, dentro y fuera, fuera y dentro impresionada de todo lo que percibo.

Si contemplo fuera percibo caos y paz, algo indispensable para que nada se quede en el lugar en que hace un segundo estaba; si contemplo dentro percibo movimiento donde todo deja de tener orden y que colocarse momentáneamente donde debe estar requiere de un espacio y tiempo para de nuevo volver a moverse y volver a iniciar el cambio tan necesario que nos haga movernos.

Llevo tiempo sin entrar en el blog. no por falta de interés, sino porque lo que quería expresar todavía no tenia forma.

Somos "paredes de papel" donde todo lo que sucede en nuestra sociedad y de forma indirecta nos afecta y queda impregnado en nosotros, dando fortaleza o ligereza a nuestros modos de comportar. Somos como periódicos que si nos miramos detenidamente  podemos comprobar como nos hemos cuidado, que pasos hemos dado en cada decisión  tomada y de que estamos alimentados en todos los aspectos. Es por ello, que propongo un juego..

"Imaginemos por un segundo que todos los edificios de una gran ciudad son las personas que en ella conviven. Sus cuerpos son las estructuras que nos permiten ver la grandeza o pequeñez de los edificios, los cristales son las experiencias vividas, los jardines las emociones de las que estamos formadas, la amplitud de la ciudad el trabajo personal que cada uno se otorga a sí mismo para avanzar ante todo reto de la vida."

¿Ya te lo has imaginado? ¿Y que ves? ¿Es una ciudad hermosa o por el contrario es una ciudad con una gran oscuridad? Veas lo que veas, no te dejes eclipsar porque al segundo de lo observado todo cambiará. 

El abrirse a percibirse como un edificio, da cavidad a poder entender que sucede en la ciudad en la que convives, así como el modo en que uno transita por ella y la capacidad que tiene para poder asimilar lo que en ella sucede. 

Creo en la grandeza humana y del mismo modo creo en lo poco en que la persona se siente identificada con el lugar en donde reside ya que si fuese así, la sociedad que todos formamos sería mucho más acorde a lo que realmente necesitamos, a lo que realmente necesita cada uno que forma la sociedad sin planteamientos banales sobre la mayoría de lo que eclipsa la realidad "relativa" de un mili-segundo de cada una de nuestras vidas.

Somos paredes de papel que necesitamos ir  cambiando cada impregnación del que formamos dando cavidad a otras impregnaciones que tienen que llegar y que nos permitirán hacer un nuevo enfoque de sociedad necesario para evolucionar.

Hoy entre y deje un pequeño destello de luz frente a la inmensidad de luces que forman un universo san diverso y tan interesante de tener en cuenta, para que las ventanas de nuestros edificios puedan permitir la entrada de nuevas experiencias que hasta ahora las experiencias vividas no permitían dejar entrar la luz renovada de lo que sucede en "el momento".

Un abrazo 

Africa